Recomendaciones para mejorar la relación con tu jefe

Recomendaciones para mejorar la relación con tu jefe

Recomendaciones para mejorar la relación con tu jefe

Escrito por:
Heichkey Dice

Recomendaciones para mejorar la relación con tu jefe

Existen empleados, en todos los niveles y áreas de la empresa, que tratan a sus jefes como intrusos, incluso como adversarios. Lo manifiestan actuando y tomando decisiones sin tener en cuenta la situación del departamento o de la empresa. En general se hace de forma  ¨políticamente correcta¨, pero el resultado es igualmente negativo.

Trabajar en un ambiente ameno puede hacer la diferencia entre progresar a nivel profesional, y para garantizar que el entorno sea agradable, si crees que esta podría mejorar, existen algunas acciones que puedes realizar:

1. Ponte en el sitio de tu jefe. En lugar de pensar solo en tu sitio, intenta ponerte en el suyo, ver si está buscando soluciones a los problemas y si está tratando de optimizar el trabajo en el equipo. Pensando además en los encuentros que puedes tener, prepárate a conciencia y consigue que te tenga en mente como uno de los miembros más valiosos del equipo.

2. Muestra lo que vales. Asegúrate de que estás sumando valor al equipo y en concreto a tu posición. Los jefes no quieren empleados que les den la razón en todo, sino que tengan su propia propuesta sobre cómo afrontar los desafíos de la empresa. Demostrar estas capacidades aumentará la confianza de tu jefe en ti.

3. Haz quedar bien a tu jefe. Todo el mundo se preocupa por su propia reputación en el trabajo, pero pocos entienden que esto depende en gran parte de la reputación de su superior. Si tienes la oportunidad, sin que signifique quedar bien por tu propia cuenta, haz quedar bien a tu jefe, lo que te deja bien a ti también, y ganan los dos.

4. Pide feedback. No tengas miedo de pedirle a tu jefe una respuesta a tu trabajo. Lo ideal sería que tanto jefes como empleados tuvieran acceso abierto a esta información, pero si esto no es así en la organización,es importante pedir una retroalimentación directamente, para saber qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal desde su perspectiva, que no siempre coincide con la nuestra.

5. Conoce a tu jefe a nivel personal. No se trata de salir con él los fines de semana, pero sí de preguntarle cómo le ha ido, y descubrir qué le interesa en su tiempo libre, en lo que puede que coincidan más de lo que piensas. Los jefes también son humanos, la mayoría agradecerá este interés por lo que pasa fuera de la oficina.

 Dedícate a hacer tu trabajo y deja que este hable por ti, el resto fluirá solo. Esa es la mejor recomendación que podemos darte para asegurar que la relación con tu jefe sea buena.

Si existe algún problema específico, tensiones o molestias evidentes, lo mejor será proponer una charla honesta para solucionarlos.

Si a pesar de tus esfuerzos la relación de trabajo no es buena tienes dos caminos: recordar que no es posible caer bien a todo el mundo e intentar que eso no te importe; o buscar un nuevo trabajo en el que sí logres sentirte a gusto, porque a fin de cuentas todo trabajador merece sentirse cómodo en su lugar de trabajo.